sábado, 24 de enero de 2009

Karoshi, la muerte por exceso de trabajo

Konnichiwa de nuevo aventureros y aventureras!!!

En el pasado año 2008 el objetivo de este blog era informar sobre mis aventuras en este gran país. No obstante, durante el 2009 trataré de cambiar un poco el enfoque. El objetivo de este año es dar a conocer aspectos de Japón y de su cultura, y no tanto mis aventuras por aquí.

Así, comienzo esta nueva etapa con un artículo que me ha llamado mucho la atención y que ha salido publicado ayer en la sección Nacional de The Japan Times. Se trata de el "Karoshi"

El Karoshi es un fenómeno social muy presente en Japón. Se trata de la muerte por exceso de trabajo. Las causas de muerte más habituales son : ataques al corazón, disfunciones mentales y el suicidio.

Se trata de un gran problema social al que se enfrenta Japón. La 2º economía del mundo lo es por el trabajo duro de su gente, y por supuesto esto pasa factura. En el año 2007 2.200 personas murieron motivadas por Karoshi, y esto es tan sólo la cifra oficial. Se estima que alrededor de 10.000 personas sufren esta peculiar patología social nipona.

Recientemente en la Unión Europea se debatió la posibilidad de aplicación del "opting out", es decir, ampliar la jornada laboral a 65 horas semanales. Afortunadamante, la directiva no salió adelante y los europeos podremos seguir disfrutando de las teóricas 40 horas que marca la OIT como jornada laboral recomendable para la salud y progreso de la sociedad.

En Japón, las personas que mueren por Karoshi suelen trabajar entre 65 y 70 horas semanales. Según el artículo que aquí os muestro, un trabajor japonés se ha suicidado después de realizar esta jornada durante 6 meses. La presión en el trabajo, el escaso tiempo de ocio, el ambiente con los colegas y la propia conciencia constituyen un cóctel molotov perfecto que conlleva al suicidio o a la muerte por infarto...



Hay un dicho que dice: "No todo es oro lo que reluce"... y este dicho se puede aplicar a Japón.

Japón es un país con un gran potencial económico, pero a nivel de derechos sociales no está especialmente avanzado. El Estado de Bienestar no existe en Japón, por lo que algunos nipones se ven obligados a trabajar toda su vida (como los taxistas que según he oído no tienen derecho a jubilación)... no tienen paro, la sanidad se gestiona principalmente mediante seguros privados y hasta tienen que pagar por dar a luz y tener hijos. Los tratamientos de enfermedades crónicas como el cáncer también son costeados 100% por los propios ciudadanos y las becas de estudio escasean, a pesar de que los estudiantes japoneses son los que pagan las matrículas más caras en las universidades extranjeras de cualquier parte del mundo.

En conclusión, Japón es como una maravillosa manzana de lujo que todo el mundo envidia. Pero, ¿a qué precio paga la sociedad japonesa su superioridad económica?...

No hay comentarios: