viernes, 9 de octubre de 2009

Nagasaki

Hola amigos/as

Esta semana nos vamos a Nagasaki, desgraciadamente conocida por haber sufrido una bomba atómica en la 2º Guerra Mundial.

No obstante, en Nagasaki se respira un ambiente más tranquilo que en Hiroshima con respecto a esta cuestión. Turísticamente hablando Nagasaki no es un gran destino, aunque, a pesar de todo, también es una ciudad con mucho encanto








La gente del pueblo
Juegan al ajedrez. Me ha hecho mucha gracia comprobar que en vez de representar las figuras del juego con su forma, lo que hacen es dibujar el kanji correspondiente en una ficha... jajaja
Uno de los templos más importantes de Nagasaki es el Sofuku-ji. Se trata de un templo de estructura china, ya que fue construido por los chinos que se instalaron en el barrio chino de la ciudad entre los siglos XVII y XIX.
Lo cierto es que es digno de ver. En él hay un monje muy simpático con el que pasamos la tarde. Fue tan amable que nos invitó a cerveza Guiness y a cacahuetes chinos... ¡fue un rato de lo más agradable!
Aquí vive este simpático monje... en un anexo al templo.
Vamos a darnos un paseillo por el puerto... fíjaos en las calles... ¡genial!
El motivo por el que en Japón el tendido eléctrico no se coloca bajo tierra es su alta actividad sísmica. En caso de terremoto fuerte sería muchísimo más complicado recuperar el tendido... o al menos, eso es lo que los japoneses dicen... una cosa está clara... en caso de terremoto ¡sálvese quien pueda!! ¡¡cualquiera se queda ahí debajo!!!
En el puerto es donde se observa la mayor influencia europea de Nagasaki. Sus casitas, y el puerto en sí mismo te trasladan geográficamente y te desubican un poquillo... ¿no se supone que estamos en Japón?
Me ha gustado mucho este eclecticismo de culturas: japonesa, china y europea... ¿alguien da más?
Sin duda el ambiente del puerto es genial... terracitas, música en directo y un ambiente de lo más relajado... ¡a eso le llamo yo un ambiente distendido!
Para acabar nuestra visita a la ciudad, y tras la buenísima sensación que nos quedó al visitar el puerto, entramos de casualidad en este bar atraídas por su música en directo... ¡fue la mejor idea que pudimos tener!!


Nunca en mi estancia en Japón, me he encontrado con gente tan agradable y maja... está claro que me quedo con los japoneses del Sur. Desde el primer momento el ambiente de este bar fue increíble... nos pusimos a cantar y a bailar con ellos en cuestión de minutos... ¡¡qué buen rollazo!!


Cuando nos fuimos del bar, TODO EL MUNDO, nos decía adiós... jajaja, esa noche dormimos las tres con una gran sonrisa... Nagasaki, sin duda, ¡ha merecido la pena!
Ja mata raishu!!!

No hay comentarios: