lunes, 20 de agosto de 2012

Mis recetas

Hola aventureros/as

Esta entrada va dedicada a todos aquellos amantes de la cocina japonesa y de la cocina occidental, con especial repelus hacia lo crudo... como es mi caso.

Personalmente odio el entrecot, el salmón ahumado, el filete poco pasado... y nada que decir del sushi y sashimi japoneses. Sólo de pensar en ello tengo ganas de correr.

Por ello, yo que soy muy cocinitas y creo firmemente en que ¨a problemas... soluciones¨ decidí apostar por la cocina de fusión durante mi estancia en el país nipón, y ahora sigo disfrutando de esos maravillosos platos que ahora comparto con todos vosotros.

Tomad nota:  Itadakimasu!!!

Udón a la carbonara: mucho más ligero que la pasta, ya que el udón no lleva huevo. Además, se hace mucho más rápido, puesto que en 5 minutos el udón está cocido y en su punto. Un poco de bacon rehogado con cebolla, crema y pimienta negra... y a la mesa.


Sashimi saltaeado con espárragos verdes: este plato es realmente sano y ligero. Por otro lado, es un plato realmente barato y cómodo, ya que las bandejas de sashimi suelen venderse con una variedad muy buena de pescados, ya troceados y limpios. Por supuesto, me imagino a los amantes de lo crudo llevándose las manos a la cabeza con semejante aberración, aunque personalmente me parece una de las mejores fusiones que he hecho.

Cogemos la bandeja de sashimi, espárragos verdes y un chorrito de aceite de oliva: lo rehogamos todo en la sartén (se pueden añadir setas u otras verduras... al gusto). 5-10 minutos, y listo para degustar una deliciosa y sana cena.

Rissoto de pescado y verduras: muy parecido al salteado de sashimi, cocemos arroz y lo rehogamos con el salteado. Un chorrito de salsa de soja le queda de miedo.



Sopa de miso + comida pesada: la sopa de miso posee multitud de enzimas que ayudan a mejorar la digestión. Por ello, suelo combinar siempre una sopa de miso de entrante con platos españoles tradicionales algo pesados como un cocido gallego, potajes, carnes, etc.  




 Matcha latte como sustitutivo del café: la Matcha es té verde dulce. A mi, que me encanta el café, es lo único que ha logrado sustituirlo y ciertamente es mucho más sano. Así, me compro mis bolsitas de matcha latte para esos momentos en los que me apetece un buen café por pura gula. Frío o caliente... es el colacao japonés. A mucha gente no le gusta, pero yo lo considero absolutamente delicioso. 



Nada con un buen postre de helado de mattcha y de vainilla para acabar de saborear un suculento menú de fusión.



mmmmmmmmm!!!!  Oishiiiii!!!!! 




No hay comentarios: